miércoles, enero 18, 2017

Llegada a Nueva Zelanda

Y por fin, después de tener los billetes de avión comprados hace ya 4 meses, inicio el que probablemente será el viaje más largo que haga nunca...24 horas volando con sus pausas para los transfer, 3 horas a Dusseldorf, 11 horas a Tokio y 10.30 horas a Auckland. En general los vuelos muy aceptables, menos el último que iba hasta la bandera y lo de dormir se puso bastante complicado. Ingenuo de mi pensaba que en Tokio (Narita) iba a encontrar esos baños de las peĺículas con chorritos y tal, pero menuda desilusión me llevo al ver que son los típicos WC de hace 50 años... es decir, un más que básico agujero en el suelo...bien, otro mito tumbado!

Bien leído iba yo al tema aduana (customs), esto es, el control de entrada para ver si llevas semillas, botas llenas de tierra, pescado, pescado lleno de semillas, etc. Pero nada de nada, ni me abren la maleta ni me miran las botas de montaña ni nada de nada...puede ser que coincidiera que es el final de las vacaciones aquí y se juntaron como 3-4 vuelos a la vez, por lo que igualmente tardé cerca de 2 horas en pisar finalmente suelo neozelandés.

Afortunadamente ya había sincronizado relojes con mi amigo Nathan, que había prometido recogerme en el aeropuerto y allí estaba, un poco harto de esperar tanto, pero allí estaba, ¡Genial!



La vista desde el porche de la casa

Con el coche me lleva a Whangamata (pronunciado fangamatá), donde tiene una preciosa casa a vista de la playa, sitio ideal para superar el jetlagazo de mi vida, así que a base de birras, me paso un par de días con él, mil gracias Nathan, de verdad. (Thanks for picking me up at the airport, and the soft jetlag recovery therapy based in beer, butter and nicotine). Nos tomamos unas cuantas decenas de cervezas y Nathan me fuerza a probar la gastronomía local, basada en mantequilla, un poco más de mantequilla y mantequilla de postre...noto una clara influencia americana en los menús, jajja

Mira que dos. ...qué lástima 

El clima es en general muy caluroso, pero es verdad que de repente estás tomando el sol, y al rato se pone a llover a lo loco, y luego de nuevo sol, luego se nubla y luego aire y luego sol...todo esto en el plazo de 10 minutos, aquí el concepto de inestabiidad toma su verdadero sentido. La verdad es que he agradecido salir del invierno valenciano al menos por un mes, veremos cuando llegue a la isla sur, que me han dicho que la cosa cambia.

Siguiente objetivo, Rotorua, más o menos a media altura de la isla norte, mi primer hostel en NZ. Nathan me coloca en la puerta del mismo, así que ni miro mapas, básicamente. El cambio de clima del invierno al verano no ayuda al jetlag, asi que la primera noche en el hostel la paso regular...básicamente me fuerzo a estar en la cama después de despertarme 3 días a las 5AM aprox.


Lo único sano en dos días

El hostel tiene una media de edad escandalosamente baja, parezco el abuelo cuchufleta por aquí, pero la gente es superamable y extrarespetuosa en el día a día...no tanto a la hora de dormir ni de mantener las habitaciones con un mínimo de organización, así que en este punto en especial me integro perfectamente y me doy cuenta que no me lleva ningún esfuerzo dejarlo todo tirado por la habitación y armar una escandalera matutina a la hora de buscar cualquier cosa, jejeje.

Blub blub blub...

Un día me gano una birra en una partida de pòker organizada por el propio hotel  y eso que era el texas hold'em variante no sé qué. ..así que imaginad el nivel.

El museo, aun con buena pinta por fuera, se cae a trozos por dentro.

Rotorua huele raro, muy raro, y básicamente es por las decenas o centenares de agujeros que hay en el suelo, llenos de agua y tirando humo al aire constantemente. En este punto el agua está más o menos en ebullición en algunos sitios y un gas blanco se extiende cerca de estas áreas. El olor a sulfuro (olor a pedo rancio, básicamente) es algo con lo que tienes que vivir si vives en esta zona. El calor y el hidrógeno y otros gases que salen por los agujeros de la tierra hace que no viva nada en el agua, dado que el agua está, según dicen los sabios del lugar, demasiado poco oxigenada. Eso si, golondrinas hay millones, patos, etc... de momento nada de fauna que no haya visto en cualquier otra parte con costa o lagos.

Me doy una buena vuelta por el lago, alucinando con algunas de las piscinas en ebullición, es curioso, les da totalmente igual, y eso que pone en los carteles que si ves que el suelo se abulta así sin motivo en cualquier parte, que mejor te apartes porque puede que reviente en una lluvia ácida en tus narices, todo bien.

Así aparcan las bicis en Rotorua

No miento, todo está lleno de humo y huele mal, !y les encanta¡


Es momento de empezar a poner a prueba el cuerpo así que me arranco con una caminata de 7 horas por el bosque Redwoods, árboles de hasta 70 metros copan todo el entorno, y la verdad es que es bonito de ver, te sientes nada al lado de estos monstruos. De camino me cruzo con un viajero, Connor, pero un aventurero de primera división, cargado hasta las cejas y hasta con una guitarra que le ayudo a cargar un tramo. Es de Seattle y duerme donde encuentra sitio con su tienda de campaña.

Redwoods, como siempre, la foto no representa nada de la realidad de estar allí


Elegimos la ruta púrpura y en una de las cimas echamos mano de la guitarra e intercambiamos una buena conversación y algunos acordes, pero tiene que bajar de la montaña porque se le hace tarde para buscar un sitio para dormir, así que nos despedimos y yo sigo con el pateo brutal. Un par de veces me pierdo en el camino, así que sigo la máxima, si te pierdes y no hay nadie, vuelve a la última señal que hayas visto y reevalúa la situación... lo conseguí, no se me hizo de noche y dormí como un ceporro esa noche, jetlag is over.

Así es Rototua a partir de las 18,00...  bueno, Rotorua y toda la isla norte, supongo...

El museo tiene el acceso restringido porque un terremoto de hace unos meses lo dejó en estado lamentable, así que el tour se limita a la explicación de los jardines reales que lo rodean, interesante pero no tanto como uno pudiera imaginar.

Jose, ya tengo la bandera para tu colección loca

De momento no me ha dado ningún Stendhalazo paisajístico, pero tiempo al tiempo, todo el mundo habla que la isla sur es mucho mejor, así que busco mi segundo hostel en Wellington, justo al sur de la isla norte...continuamos.

5 comentarios:

  1. Me encanta lo de que las fotos no representan nada de la realidad. Taaaan cierto!
    Sigue escribiendo y disfruta mil!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sabes bien eh? Jajaja. Besoooosss

      Eliminar
  2. Viajante!!! Come algo de fruta, que te va a entrar el escorbuto, jajaja! Estaré atento a la próxima entrega. Disfrútalo :p

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, jaja, descuida, frutas es lo que mas!!!!

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar